La partida de ajedrez más extraña de la historia

Foto: Alan Light.

Hoy en día el mundo del ajedrez es (al menos para los no iniciados, como yo) un lugar aparentemente poco dado a tensiones y escándalos, sin embargo, hubo un tiempo en el que este juego se convirtió en otro escenario público más de la guerra fría. Eran los tiempos de la desaparecida URSS, y los ajedrecistas soviéticos eran el orgullo cultural del Kremlim. Precisamente dos de esos ajedrecistas protagonizaron la final de 1978 en Filipinas, quizás, uno de los momentos más surrealistas de la historia de este deporte.

Los contendientes del encuentro que debía decidir al campeón mundial eran Anatoli Kárpov y Víktor Korchnói. Karpov llegaba como campeón vigente tras haberle arrebatado el título al célebre Bobby Fisher en 1975, al renunciar este último a defender su título. Además, Karpov era toda una celebridad en la URSS y como tal, contaba con el apoyo del gobierno soviético. Por contra la situación de Víktor Korchnói era muy diferente, ya que durante un torneo celebrado en Amsterdam en 1976, Korchnói se convirtió en el primer Gran Maestro soviético en desertar a occidente, lo que le granjeó el desprecio y el odio de su antiguo gobierno.

Seguir leyendo “La partida de ajedrez más extraña de la historia”

Anuncios

El inmortal boli Bic

Que el boli Bic es uno de los inventos más importantes del siglo veinte es una verdad tan universalmente admitida como su ya legendaria durabilidad; y es que, agotar las reservas de tinta de uno de estos prácticos artilugios, puede considerarse una odisea digna del mismísimo Chuck Norris. Pues bien, a cuenta de la mítica duración de estos bolígrafos, hoy quiero recuperar una curiosa historia con la que me topé hace algún tiempo (no recuerdo donde) y que me gustaría compartir con aquellos de vosotros que aún no la conozcáis.

La historia tuvo lugar en Uruguay, allí la compañía Bic quiso revitalizar sus ventas mediante la puesta en marcha de una nueva campaña publicitaria. Para ello, se pusieron en contacto con una conocida revista y les propusieron incluir en su publicación un anuncio en el que se destacara, una vez más, la extraordinaria fiabilidad de este humilde pero práctico invento. A los de la revista les gustó la idea, aunque la propuesta les debió de saber a poco porque respondieron a la compañía que no se limitarían únicamente a incluir un vulgar anuncio, sino que realizarían ¡¡la revista entera usando un único boli Bic!!

Si queréis saber como lo hicieron y cual fue el sorprendente resultado final no os perdáis el siguiente video:

Aquellos maravillosos hobbies

Es posible que me esté haciendo viejo y quizás ese sea el motivo por el que he decidido retomar una vieja afición juvenil, el  modelismo. Recuerdo con cariño mis años mozos en los que “perpetraba” mis maquetas de aviones y carros de combate pintadas con los tres únicos colores que tenía. No me importaba si era un caza de la segunda guerra mundial o un portaviones supermoderno, impepinablemente yo lo pintaba de verde o de plateado (el otro color disponible era el negro, pero solo lo usaba para “añadir detalles”). Mis creaciones adolecían de una total ausencia de solidez y rigor histórico, pero me sentía satisfecho con ellas y a es que a fin de cuentas, ¿qué puede haber mejor que un artesanal colocón a base de pintura al aguarrás y pegamento?

Pues bien, como los años no pasan en balde y ahora uno es presuntamente algo más maduro, he decidido que debía documentarme apropiadamente con el objetivo claro de alcanzar nuevas cotas de perfección en el noble arte del modelismo. He buscado y encontrado abundante información sobre el tema, pero tranquilos, no es mi intención daros la murga con recomendaciones de webs, foros y galerías dedicadas a este pasatiempo. ¿O quizás, si?

Bueno, como os he dicho no tenía pensado hacerlo pero entonces encontré una pequeña rareza que quise compartir con vosotros. Se trata de este canal de youtube en el que se pueden ver capítulos de un programa de televisión japones dedicado al modelismo. El formato del programa es parecido a un “making of” o a un tutorial en el que “grandes maestros maqueteros” reciben el encargo de montar diferentes tipos de piezas (barcos, aviones coches, tanques…) mostrando todo el proceso paso a paso. Por supuesto los programas están en perfectísimo japonés, aunque son divertidos de ver incluso si tu japonés no es tan fluido como el mío (que es nulo).

Como ejemplo os dejo uno de mis a capítulos favoritos, en el que se une el modelismo con otra de mis debilidades, la saga Star Wars.

Montando El Halcón Milenario:

Sospechosos (poco) habituales

Charlando el otro día con mis compañeros y sin saber muy bien como, terminamos hablando sobre sustancias potencialmente letales (alegres que somos, oiga). Durante aquella charla recordé algunas de esas sustancias que, pese a ser de uso y presencia habitual en nuestras vidas diarias, tienen una faceta menos conocida como asesinos potenciales.

Estoy seguro que deben de ser cientos los alimentos y materiales de uso cotidiano con capacidad letal (más allá de los evidentes), pero a continuación os mostraré los que yo conozco:

La Patata

Este aparentemente placido tubérculo, habitual compinche de huevos y salchichas en innumerables platos combinados, oculta tras su rechoncha apariencia un carácter implacable y lo que es peor, un arma mortífera, la solanina. Este compuesto se encuentra presente en todas las partes de la planta y resulta muy tóxico. Se pueden encontrar concentraciones especialmente altas de solanina en las patatas que se han puesto verdes y que tienen brotes. Afortunadamente para nosotros, una vez peladas y cocinadas podemos consumir nuestras patatas con toda tranquilidad. La piel de la patata concentra la mayor cantidad de esta sustancia que además se degrada rapidamente al cocinarse a altas temperaturas. La intoxicación por solanina puede ser mortal, aunque lo normal es que no pase de producir algunos problemas gastrointestinales.

La Adelfa

Foto: Wikipedia
Foto: Wikipedia

Hermosa y letal como ninguna, la adelfa se ha convertido en una planta popular en nuestros jardines e incluso en nuestras autovias y autopistas (donde se utiliza en las medianas). Pues bien, pese a su carácter ubicuo, la adelfa contiene sustancias extremadamente peligrosas. Sus hojas y flores contienen una sustancia digitálica muy venenosa, cuya peligrosidad es tal que puede producir malestar tan solo consumiendo miel producida con sus flores. Otra forma especialmente tonta de intoxicarse con la adelfa es utilizar una de sus ramas a modo de pincho para “espetar” cualquier alimento que vayamos a asar. En definitiva, la adelfa es uno de los “adornos” más inquietantes que podemos encontrarnos en cualquier lugar público al alcance de nuestra mano.

El cornezuelo

¿el cornezuelo? ¿habitual? Pues si, el cornezuelo puede no ser muy conocido, pero es un hongo que parasita uno de los cultivos más populares del mundo, el centeno. El cornezuelo contiene alcaloides y acido lisérgico, pudiendo ser muy peligroso, si se utiliza centeno contaminado para la elaboración de harinas. Durante la edad media eran frecuentes este tipo de intoxicaciones por el consumo de panes u otros alimentos preparados con harinas infectadas de cornezuelo. Este simpático hongo tiene además el “honor” de ser una de las primeras armas biológicas utilizadas por el hombre, utilizándose para envenenar cosechas, producir pan venenoso y emponzoñar fuentes de agua (una alegría, vaya).

La Manzana

¿Manzanas venenosas? ¿pero esto que es, un cuento de la Disney?. No exactamente. Podéis estar tranquilos, las manzanas no son peligrosas (al menos que yo sepa), pero sin embargo sus semillas contienen una pequeña cantidad de cianuro. La cantidad de veneno contenido en las semillas es muy baja y sería necesario consumir una cantidad absurda para producirnos la muerte, aunque si es posible alcanzar un volumen menor, capaz de producirnos algún que otro retortijón.

Estos cuatro ejemplos que he citado no deberían preocuparos demasiado ya que en todos los casos es bastante difícil intoxicarse con alguno de ellos. En cualquier caso supongo que nunca está de más conocer un poco a estos “pacíficos asesinos”. Nunca se sabe,…..nunca se sabe…